Resultado de imagen de opportunity rover
Recreación del Opportunity en Marte.
(Fuente: www.wikipedia.org)

Cuando la NASA diseñó esta misión, tenía previsto que duraría como mucho 90 soles marcianos. Sin embargo, 5.000 soles más tarde, Opportunity sigue funcionando y recorriendo la superficie del planeta rojo. Durante estos trece años de misión, uno de los rover más famosos, junto al Curiosity, ha conseguido tomar imágenes de casi todos los aspectos de la superficie marciana: rocas, cráteres, dunas… Una joya para el estudio del planeta rojo.

La misión donde se incluyó el Opportunity estaba compuesta por dos rovers, el propio Opportunity, cuyo nombre técnico es MER-B, y el Spirit, también llamado MER-A. El primero aterrizó el 25 de enero de 2004, mientras su hermano llegó tres semanas antes (3 de enero de 2004). Spirit finalizó su misión el 22 de marzo de 2010, cuando envió la última señal a la Tierra y no se volvió a tener contacto con él. A pesar de ello, dicha misión tuvo numerosos éxitos, ya que por fin se pudo confirmar que, en un pasado lejano, Marte tuvo en su superficie agua en estado líquido, formando mares, ríos o lagos. Además de la evidencia de una atmósfera densa, gracias a la presencia de carbonatos que se encontraron en lugares donde hubo extensiones de agua que no se podrían haber formado sin una atmósfera que evitase su rápida evaporación. Sin embargo, nuestro protagonista de hoy es el Opportunity, el rover que a día de hoy sigue activo y continúa su misión por el mundo marciano.

En sus 13 años de misión, el Opportunity ha recorrido unos 45 kilómetros a una velocidad máxima de 0,18 km/h, es decir, sin tener en cuenta cuestas, irregularidades del terreno o paradas para realizar estudios científicos. Si nos ponemos a hacer cálculos, suponiendo una superficie lisa, que el rover no tenga problemas y que el rendimiento sea máximo (una situación ideal en toda regla, como nos gusta a los físico o a los que intentamos serlo), el rover habría recorrido ya unos 37.500 kilómetros aproximadamente, nada que ver con los 45 reales. Sin embargo, no tendríamos tantos datos del planeta vecino, ya que uno de los factores principales que le impidió recorrer tanto fueron sus investigaciones. Opportunity es una misión científica, no una carrera de fórmula 1 marciana. Aunque quién sabe si las veremos en el futuro…

Durante este tiempo, el rover nos ha dejado numerosas fotografías de rocas y cráteres, ya que entre sus objetivos estaban el estudio de El Capitán (una roca de jarosita, sulfato rico en hierro hidratado) y el de impactos de meteoritos como el Endurance, el Victoria o el Erebus. Además también nos regaló imágenes de rocas más especiales, rocas que fueron moldeadas tanto física como químicamente por el agua que fluyó entre ellas, alimentando una vez más el sueño de la vida en el planeta rojo. Estos datos fueron publicados el 2 de marzo de 2004, nada más empezar la misión. Posteriormente, Opportunity siguió su camino. Sin embargo, no todo iba a ser perfecto, ya que el 26 de abril de 2005 el robot quedó atascado en una duna. Este parecía el final de la misión, pero gracias a unas maniobras que ya habían sido ensayadas con simulaciones por ordenador, el aventurero marciano pudo liberarse en tan sólo 5 semanas para seguir con su camino.

Resultado de imagen de perseverance valley
Fotografía del Perseverance Valley tomada por el Opportunity.
(Fuente: www.space.com)

En 2011 alcanzó el cráter Endeavour, donde halló una de las rocas más antiguas estudiadas por la Humanidad. En dicho fragmento se hallaron evidencias de agua con un pH medio, lo que indicaba que Marte podría haber estado habitado en un pasado, aunque esto no confirma nada. Actualmente, el rover se encuentra en Perseverance Valley, uno de los bordes del cráter Endeavour, investigando la historia de dicho lugar.

Es verdad que la cifra de 5.000 soles marcianos funcionando sobre el planeta rojo es impresionante, pero este no debe ser el dato por el que Opportunity pase a la Historia. Seguramente se trata de una de las misiones más interesantes que ha llevado a cabo la NASA, aunque todas valen la pena. Sin embargo, hay algunas por las que naturalmente se siente más debilidad, y entre ellas está esta. La posibilidad de vida en Marte es algo con lo que la Humanidad lleva soñando mucho tiempo, una posibilidad que quizás nos deje la puerta abierta a una conquista planetaria o, ya si nos vamos mucho al mundo de la ciencia ficción, una terraformación. ¿Cuál será el futuro de la raza humana? ¿Llegaremos a tener colonias en Marte? Un futuro que se abre camino gracias a misiones como la del Opportunity.