Lo prometido es deuda y, aunque he tardado más de lo previsto, hoy toca reseña de la segunda parte de mi trilogía favorita. Se titula “El Bosque Oscuro”, de Cixin Liu, y pertenece a la “Trilogía de los Tres Cuerpos”. En la anterior reseña ya comenté lo alucinado que me dejó el primer libro y, por supuesto, el segundo no fue menos. Antes que nada me gustaría dar las gracias a la editorial Nova por compartir mi entrada y dar visibilidad al blog desde su Twitter. Es un gran placer que os haya gustado la crítica, aunque de crítica tenía bastante poco, ya que casi todo eran alabanzas. Ahora, sin más dilación, aventurémonos en el segundo volumen de esta trilogía.

“El Bosque Oscuro” continúa la historia del primer libro, aunque los personajes son completamente diferentes. El único de los más protagonistas que sigue en esta novela es el inspector de policía Da Shi, uno de los personajes más llamativos de esta historia y cuya permanencia en el relato me hizo muy feliz. No creo que lo que venga a continuación sea spoiler, pero si preferís evitarlo, podéis saltar al siguiente párrafo. Lo que decía. Da Shi es un personaje canalla y muy audaz, un fumador empedernido y con una genialidad táctica que le han dado sus años como comisario. Sinceramente, creo que se trata de un personaje totalmente disonante con el resto, ya que, aunque todos son muy profundos y cada uno tiene su carácter, en todos ellos se respira esa calma y paz tan típicas de las filosofías orientales. Sin embargo, Da Shi parece una piedra que ha sido arrojada contra el jarrón de cristal que componen los demás personajes. Puede que, si te has leído el libro, no estés en absoluto de acuerdo conmigo, ya que el Luo Ji que se nos presenta al principio de la novela también es un personaje llamativo. A pesar de esto, para mi Da Shi sigue siendo mucho más excéntrico durante toda la novela que Luo Ji, ya que este poco a poco se va transformando en una persona más serena, un personaje que, no sé por qué, me transmite calma. También está Rey Díaz, pero como el comisario no hay ninguno. De todos modos, esto es un tema muy personal y habrá opiniones diversas, por lo que continuemos con la reseña.

Es difícil comentar este libro sin contar nada de la sinopsis, ya que en la anterior reseña no quise destriparla debido a la sorpresa que me causó esta cuando por fin la entendí. Para aquellos que no la hayan leído, en su momento comenté que yo no comprendí de qué iba el libro hasta pasadas 200 páginas por lo menos, pero, aunque lo lógico hubiese sido abandonarlo, tenía algo que me enganchaba y que me mantuvo en trance hasta que por fin se me encendió la bombilla. Por ello, me gustaría que los que quieran leer esta novela sigan con esa inocencia que se pierde una vez que lees las primeras páginas. Con “El Bosque Oscuro” no tardaréis tanto en pillar la idea de la novela, ya que desde el principio está muy claro, pero igualmente os sorprenderá. La imaginación de Cixin Liu es desbordante y su capacidad de mezclar ciencia y filosofía hace que te quedes dándole vueltas durante un buen rato. Es alucinante cómo un autor ha conseguido sacar todas esas ideas de su cabeza y transformarlas en un relato que no sólo cuenta la historia de China, sino la de toda la Humanidad, una historia que abarca desde el presente hasta el futuro, un futuro que ojalá no le toque vivir a La Tierra (esto no es spoiler, sólo un pequeño tentempié para que empiecen la novela lo antes posible).

El título, al igual que ocurre en el primer libro, hace referencia al que es uno de los ejes centrales de toda la novela. Sin embargo, cuesta captar dicho eje, pero una vez que ordenamos ideas, el posible escenario que nos brinda es absolutamente descorazonador. ¿Está la Humanidad cavando su propia tumba? Una pregunta cuya respuesta se encuentra solo en el fondo de estas páginas.

Cuando comencé a leer el segundo volumen, sobre todo con los primeros capítulos, pensé que me iba a dejar con mal sabor de boca, se me hacía muy difícil que este fuera tan bueno como el anterior. ¿Iba a ser capaz de confinar en un solo libro campos tan dispares, a primera vista, como los videojuegos, la ciencia y la filosofía, tal como ocurrió en el primero? Exactamente no son los mismos temas, pero es que la mezcla en esta novela también fue brutal. Telescopios gigantes, naves espaciales impulsadas por fusión nuclear, destrucciones cósmicas, conspiraciones a gran escala y batallas que hacen que se te pongan los pelos de punta. Vale, puede que me haya venido arriba aquí y haya podido haber hecho algún spoiler, pero es que no se me ocurren mejores argumentos para comenzar a leer “El Bosque Oscuro” ahora mismo, una joya de la ciencia ficción, uno de mis libros favoritos y una historia espectacular que hace que no puedas parar de leerla.

Cixin Liu nos ha brindado una de las lecturas más apasionantes jamás escritas, un libro que nos hace filosofar sobre la vida y sobre el Cosmos, un libro que te hace preguntar cuál será el futuro de la raza humana, una novela que te hace reflexionar sobre diversos campos, una historia única que te hace esperar con ansias el tercero. De hecho, “El Fin de la Muerte” salió el 15 de marzo y ya tuve la oportunidad de leerlo. Hablaremos de él en otra entrada, pero sólo quiero decir que es el mejor libro que me he leído nunca, igual de apasionante que los dos anteriores pero con un toque sutil que lo hace ser el mejor. Gracias a Cixin Liu por escribir estos relatos y a Nova por publicarlos en España, dando la oportunidad a mucha gente de poder sumergirse en el Universo de los Tres Cuerpos.