El Fin de la Muerte, de Cixin Liu.
Editorial: Nova, 2018.
(Fuente: www.casadellibro.com)

Siempre dicen que las segundas partes no son buenas y, bueno, que las terceras, aunque remontan un poco, tampoco llegan a la calidad de la primera. Sin embargo, este no es el caso de “El Fin de la Muerte”, la tercera parte de la trilogía de los Tres Cuerpos, del autor chino Cixin Liu.

Describir con palabras cuánto me ha gustado este libro es imposible o, al menos, muy difícil. La manera en que la trama termina es increíble, un ciclo perfecto, una saga que pasará a la Historia de la ciencia ficción (o debería). Después de terminar la novela, tuve claro que se iba a convertir en mi libro favorito del género y de todos los que he leído desde que recuerdo. Ningún otro ha superado a este, ningún otro ha conseguido que acabe con la misma sensación. Una sensación que entremezcla sentimientos de pena, de alegría y de estupefacción. Un final sencillamente sorprendente que no dejará a ningún lector indiferente.

Al igual que me pasó con las reseñas de los dos volúmenes anteriores, puede que parezca que estoy elevando este libro al altar de la literatura de manera exagerada, pero creo que no es así. Lógicamente no me he leído todos los libros que se han escrito y no puedo opinar que este sea el mejor de todos, pero una cosa sí que puedo garantizar. Se trata del libro más apasionante que ha pasado por mis manos, eso sin lugar a dudas. La prosa generalmente fluida, aunque tiene momentos en donde se espesa un poco, hace que la lectura de esta aventura, que al fin y al cabo es una historia de la Humanidad, sea una tarea muy agradable en la que te puedes leer sin problema doscientas páginas del tirón. Y lo digo por experiencia, es lo que me ocurrió el primer día que llegó a mis manos.


Como sucedió en el segundo libro, los personajes del volumen anterior han desaparecido, aunque alguno de ellos se resiste a abandonar. En este caso, el vallado Luo Ji ha dejado paso a una mujer, también de origen chino, para convertirse en el eje de toda la narrativa, Cheng Xin. Desgraciadamente, el tan carismático Da Shi ya no está, aunque su papel es ocupado sobradamente gracias a Wade, un personaje que traerá tela durante toda la historia (no quiero hacer spoiler, pero es absolutamente abrumador). También cabe destacar la intervención de Tomoko, un “ser” que actuará como hilo en una parte importante del libro. Y no quiero nombrar más personajes, porque si no ya no tiene sentido leerlo. La sección se llama “Reseñas de ciencia-ficción”, pero más bien se trata de recomendaciones que les invito a leer. Creo que no se debe estar destripando la historia cuando pueden haber personas que piensen en leerse la saga. Y, la verdad, no quiero estropearles el deseo de hundir sus mentes en esta maravilla. Si te gusta la ciencia ficción, este libro te va a encantar.

Y me da que esto es todo por hoy, no veo lógico estar ampliando la “reseña” para seguir diciendo lo maravilloso que es el libro. Además, se me están acabando los adjetivos. Sólo quiero finalizar diciendo que tardéis lo menos posible en ir a una librería y comprarlo o adquirirlo on-line, como prefiráis. El caso es empezar ya si eres un amante de la ciencia ficción. No tengo mucha experiencia en este género (ya que sólo llevo un año leyéndolo, entorno a unas veintitrés novelas), pero creo que sé diferenciar cuando un libro es bueno y este lo es. Por último, si alguien quiere comentar las impresiones que le ha dejado la novela, yo me ofrezco voluntario para escucharlas. Tenéis mi Twitter en la barra lateral derecha. Espero que las sensaciones sean mutuas, ya sea si te lo has leído o si te lo vas a leer. ¡Ahora a seguir disfrutando de la lectura!