Plutón fue protagonista a nivel mundial en 2006 cuando se debatió si debía ser siendo un planeta o convertirse en un planeta enano. Posteriormente, y una vez que el tema se calmó, fue en 2015 cuando volvió a las portadas de la prensa mundial. La sonda New Horizons de la NASA, tras un viaje de nueve años, llegó al ex-planeta y lo estudió a fondo durante los cinco meses siguientes. La información que nos aportó sobre el planeta enano fue de vital importancia para mejorar nuestro conocimiento a cerca del mismo, desvelándonos muchos misterios de este y algunos detalles muy curiosos como la llanura en forma de corazón del hemisferio sur. Una maravilla de la Naturaleza. Sin embargo, ¿fue este el final de la sonda New Horizons?

ultimatule
Ilustración de New Horizons aproximándose a Ultima Thule. (Fuente: www.misteryplanet.com)

Aunque la prensa general fue olvidándose la sonda a medida que los días iban pasando, la misión no acabó en ese punto. New Horizons continuó su estudio durante un tiempo más en los confines del Sistema Solar, en un cuerpo donde se alcanzan -240 ºC. Posteriormente, una vez finalizados los sobrevuelos al cuerpo de estudio, la sonda de la NASA puso rumbo a una región de nuestro hogar cósmico de la que hablamos hace poco, el Cinturón de Kuiper. Aunque todavía se encuentra en el espacio que separa ambas regiones, New Horizons se dirige rauda y veloz a un objeto que seguramente se acabará haciendo famoso a nivel mundial, Ultima Thule.

Antes que nada, hay que aclarar que esta no es la denominación oficial, tan sólo se trata de un apodo asignado por la NASA mediante una votación pública. Habrá que esperar a que la misión llegue allí para que la UAI confirme cuál será su nombre oficial. Mientras tanto, sí podemos afirmar que el nombre técnico es 2014 MU69, aunque, obviamente, Ultima Thule mola mucho más. El nombre, como todos los que ponen las agencias espaciales, no está elegido al boleo, sino que detrás de él hay un significado. Thule es una mitológica isla que, según los navegantes del Medievo, se ubicaba en el punto más al norte del planeta. Acompañar este misterioso nombre de la palabra Ultima hace referencia a que se trata de la isla Thule más alejada de todas, un punto del Sistema Solar que el ser humano todavía no ha sido capaz de alcanzar y que se convertirá en el objeto más alejado que la Humanidad ha visitado.

Curiosamente, Ultima Thule no fue el nombre más votado, sino el séptimo. Parece ser que los demás no convencían a los miembros de la misión… El primero de ellos fue Mjölnir (el martillo de Thor), un nombre que, aunque no tenía ninguna relación aparente con la misión, hubiese quedado genial. También se barajaron otras opciones como Monolith (haciendo referencia a los monolitos que pueblan la saga de Odisea Espacial, de Arthur C. Clarke), Año Nuevo (debido a que la sonda llegará al cuerpo el 1 de enero de 2019) o Z´ha´dum (planeta ficticio de la serie Babylon 5).

AfterPluto3
Trayectoria de New Horizons. (Fuente: www.wikipedia.org)

Dejando de lado la nomenclatura, vamos a centrarnos en las características físicas del cuerpo. A día de hoy, son pocos los datos que se conocen, ya que sólo lo hemos podido estudiar gracias a observaciones del Telescopio Espacial Hubble. Se estima que tiene un tamaño entre 30 y 45 kilómetros de diámetro, lo que lo hace significativamente más grande que el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko (con un volumen de 25 km^3), estudiado por la sonda Rosetta y el módulo Philae. Tiene un periodo orbital de 297 años y se encuentra a una distancia media del Sol de 44,45 UA. Por la zona del espacio donde se halla, se piensa que este objeto transneptuniano tendrá temperaturas menores que las de Plutón, por lo que se espera encontrar compuestos como el metano o el nitrógeno en estado sólido.

2014_MU69_size_comparison_01
Comparación de tamaños entre Ultima Thule, el cometa Chury y el estado de Massachusetts. (Fuente: www.wikipedia.org)

Mientras tanto, habrá que esperar. Todavía quedan seis meses para que la sonda New Horizons alcance Ultima Thule y nos desvele algunos de sus secretos. Aunque el sobrevuelo va a tener lugar el día de Año Nuevo de 2019, la sonda empezará a tomar imágenes tres días antes, el 28 de diciembre. A esta distancia, las comunicaciones entre New Horizons y la Tierra tardarán de media unas seis horas, así que ya nos podemos imaginar lo lejos que está (unos 6,47×10^9 km de distancia). Se espera que la sonda realice una aproximación a 3.500 km de altura del objeto, tres veces más cerca que cuando lo hizo en Plutón. Una vez allí, New Horizons realizarán actividades como mapeo de la superficie, búsqueda de compuestos como los anteriormente mencionados y un estudio de la zona circundante en busca de posibles objetos como “lunas”, anillos, etc. Sólo toca tener paciencia hasta 2019 y desearle buena suerte a la misión.