La semana pasada comentábamos las últimas noticias sobre la misión Dawn en el planeta enano Ceres, ubicado en el Cinturón de Asteroides. Actualmente se encontraba realizando órbitas cercanas al objeto, de manera que se podía aproximar hasta unos 35 kilómetros de altura aproximadamente (para más información pinchad en el link). Obviamente, esto no se iba a quedar así, si no que nos proporcionaría más información acerca de Ceres. Y esto es lo que ha ocurrido.

dawn20091113-full.jpg
Ilustración de la sonda Dawn con Vesta (izquierda) y Ceres (derecha). (Fuente: www.sondasespaciales.com)

Gracias a las aproximaciones, la sonda Dawn ha podido observar con mayor detalle algunas regiones como el cráter Occator. Anteriormente habíamos comentado imágenes del borde de dicha región, donde se pudieron observar unos deslizamientos de material. Pero hoy iremos un poco más hacia el interior, a las regiones donde se ubican unas misteriosas manchas blancas que desconcertaron a los científicos la primera vez que fueron observadas.

PIA20350_crop_-_Occator_from_LAMO
Cráter Occator. (Fuente: www.wikipedia.org)

Concretamente se ubican en el centro del cráter y desplazadas al lado “derecho” (tal como se puede observar en la imagen). Al principio, el equipo de la sonda Dawn no tenía muy claro de qué se trataba, aunque al final el misterio se ha resuelto. Gracias al espectrómetro de mapeo visible e infrarrojo que lleva la sonda incorporado, se pudo descubrir que estas manchas estaban formadas por carbonato sódico, convirtiéndose en las mayores acumulaciones del Sistema Solar fuera de la Tierra. Sin embargo, hay algo que no queda claro, ¿cuál es su origen?

Se trata de una pregunta más complicada de resolver, ya que no hay ningún módulo en el planeta enano que se encargue de investigador el subsuelo de Ceres. Por ello, los científicos manejan dos opciones: el carbonato procede de aguas superficiales poco profundas o de depósitos de salmueras a mayor profundidad, filtrándose al exterior a través de fracturas en la corteza.

fotonoticia_20180703112505_640
Detalle del cráter Occator. (Fuente: www.europapress.es)

Y esto ha sido todo. La entrada de hoy es bastante corta, la verdad. Creo que el calor no me permite concentrarme (aunque también puede que tenga que ver que sea verano y la mayor parte del tiempo esté haciendo el vago, quién sabe). Sin embargo, espero seguir con el ritmo de noticias y volver a publicar el martes o el jueves. ¡Así que nos vemos la próxima semana!