Hace ya algún tiempo de la última vez, por eso hoy quiero volver con la sección de reseñas. En su momento especifiqué que iban a ser de ciencia ficción, aunque no descartábamos alguna de fantasía entre medias. Hasta ahora hemos reseñado la trilogía de los tres cuerpos al completo, obra del autor chino Cixin Liu y compuesta por “El Problema de los Tres Cuerpos”, “El Bosque Oscuro” y “El Fin de la Muerte”. Tres obras maestras del género (y mi trilogía favorita de toda la literatura). Sin embargo, la novela de hoy se aleja un poco más de esta corriente y se adentra en la fantasía. Hablamos de “La Quinta Estación”, de N.K Jemisin.

9788466661690
“La Quinta Estación”, de N.K Jemisin. Editorial: Nova. 2017. (Fuente: www.casadellibro.com)

Ya había oído hablar de este libro por Twitter, pero no tenía claro de qué iba. Sólo sabía que tenía algo que ver con la geología y el poder de controlar movimientos sísmicos y que me llamaba bastante la atención. En un principio, pensaba que el único elemento de fantasía que iba a encontrar sería el que acabamos de citar, pero, evidentemente, me equivocaba. La novela de Jemisin se aleja bastante de lo que venía acostumbrado a leer, una obra basada en un extraño futuro terrestre y en una extraña sociedad compuesta por más de una raza (aunque se trata de un tema que se somete a debate durante la narración).

Una vez terminado los dos últimos tomos de la saga de la Tierra larga (escrita por Stephen Baxter y Terry Pratchet), tocó elegir cuál sería el siguiente libro. Sé que muchos no compartirán mi idea, pero yo siempre que visito librerías voy directo a la sección de ciencia ficción y fantasía. La verdad, no es que varíe mucho en lo que a géneros se refiere… Tenía claro que “La Quinta Estación” sería mi próxima lectura y, como no me gusta dejar sagas a media, pues me compré la segunda parte, “El Portal de los Obeliscos” (que reseñaremos próximamente). Así que una vez pagados ambos libros, me dirigí a casa dispuesto a devorarlos.

Antes de comenzar la reseña propiamente dicha, habrá que decir algunos datos sobre la obra y la autora. N.K Jemisin es una psicóloga que creció en Brooklyn y que actualmente se dedica sobre todo a la escritura y a las críticas de novelas de ciencia ficción y fantasía para el New York Times. Aunque ya había escrito algunos libros anteriores, fue “La Quinta Estación” la que le lanzó al gran público, obra que en 2016 ganó el Premio Hugo a la mejor novela. De hecho, se trata de la primera persona en ganar dichos galardones en esa categoría con todas las novelas de una misma saga. “La Quinta Estación” lo ganó en 2016, “El Portal de los Obeliscos” en 2017 y “La Piedra del Cielo” en 2018. Las dos primeras ya están disponibles para leerlas en español gracias a la editorial Nova, cuyo trabajo al traer grandes obras del género a España es, sinceramente, encomiable. Les tengo que agradecer muchos de mis libros favoritos. Mientras tanto, toca esperar para la tercera parte, cuya fecha de publicación aún no se sabe.

Y ahora es momento de entrar con la reseña. Como ya comenté antes, “La Quinta Estación” fue un libro que me pilló por sorpresa. No me esperaba lo que estaba leyendo. A esto hay que sumar que en los primeros capítulos la autora te habla directamente a ti. Jemisin te acompaña de la mano durante el prólogo, guiándote entre las palabras para que puedas adentrarte en su mundo, un mundo de lo más violento. Se trata de La Quietud, un supercontinente donde los terremotos, volcanes y demás desastres geológicos son nuestro pan de cada día y donde no hay lugar para la misericordia. Un mundo donde gobiernan cinco estaciones: invierno, primavera, verano, otoño y muerte. Un mundo en constante evolución y donde la sociedad debe vivir junta si quiere sobrevivir, donde se abandona a los más débiles y a los que no son útiles. Todo en busca de la supervivencia.

1_cRy5X7AMIRiKHsoOzoSQNA.jpeg
N.K Jemisin. (Fuente: www.papelenblanco.com)

El libro comienza contándonos la historia de tres mujeres: Damaya, una niña pequeña, Sienita, una orogén del Fulcro y Essun, una madre cuyo hijo menor ha sido asesinado. Obviamente, hay que especificar que los orogenes son una de esas razas que habitan dicho universo, seres humanos con la capacidad de controlar la energía de la Tierra, pudiendo crear terremotos, volcanes o simplemente apagarlos. Tampoco quiero hablar demasiado, porque la gracia de la novela está en ir descubriéndolo todo completamente virgen. Así que no me voy a adentrar en detalles, sólo decir que vale mucho la pena.

Essun eres tú, lo que quiere decir que vas a vivir la novela desde su perspectiva. Recurso literario que no me había encontrado hasta ahora, he de decir. Una mujer fuerte, profesora de una pequeña comunidad, que está destinada a hacer grandes cosas. Aunque este personaje tenga un trato especial, todos los de la historia son absolutamente geniales. Desde los más malvados hasta los más inocentes (al menos a primera vista), se trata de personajes profundos y que la autora te obliga a querer descubrirlos más. Cada capítulo de la novela te deja con la miel en los labios, no eres capaz de dejarlo ahí, necesitas seguir con ella. La narración completa está envuelta en una nube de misterio, una nube muy adictiva.

Sinceramente, creo que ya he dado suficientes datos para correr a la librería y comprar este libro. Sé que hasta ahora sólo he reseñado los libros que más me gustan y, la verdad, eso no me hace parecer muy imparcial. Pero lo hago porque son los que tengo más ganas de reseñar, son novelas que me han hecho disfrutar un montón y que me gustaría que todo el mundo descubriese. Novelas que hacen historia del género.